Receta de Chupe de locos: el verdadero plato al estilo costero

chupe de locos

Con su sabor único y su textura reconfortante, el chupe de locos es una opción perfecta para disfrutar en cualquier ocasión especial como festín culinario.

Cantidad de PersonasTiempo de PreparaciónGrado de Dificultad
4-6 personasAproximadamente 1 horaMedio

Recuerda que estos tiempos son estimados y pueden variar dependiendo de tu experiencia en la cocina y de los ingredientes frescos que utilices.

Contenido
  1. ¿Qué es el chupe de locos?
    1. Ingredientes:
    2. Preparación:
    3. Recomendación para preparar los locos
  2. Origen e historia

¿Qué es el chupe de locos?

El chupe de locos es un plato tradicional de la cocina chilena que combina los locos (conchalepa), especias y pan en una deliciosa preparación cremosa.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla grande, finamente picada
  • 1 cucharadita de ají color o paprika
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 12 locos cocidos y picados en trozos pequeños
  • 2 tazas de caldo de pescado o caldo de mariscos
  • 1 tableta de caldo de verduras
  • 2 marraquetas (pan tipo baguette) remojadas en 1 taza de leche
  • Ají picante al gusto (opcional)
  • 1 taza de queso rallado (puede ser queso parmesano o mezcla de quesos)
  • Perejil fresco picado finamente
  • 1 huevo duro para decorar (opcional)

Preparación:

  1. Preparar la Base: En una cacerola grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla picada y saltea hasta que esté transparente y suave.
  2. Añadir Especias: Agrega el ají color, el orégano, el comino y la pimienta negra molida. Revuelve bien para combinar y deja cocinar por un par de minutos hasta que las especias estén fragantes.
  3. Incorporar los Locos: Agrega los trozos de locos cocidos a la cacerola y mezcla para que se impregnen con las especias y la cebolla. Cocina por unos minutos para que se calienten.
  4. Agregar Caldo y Tableta de Caldo: Vierte el caldo de pescado o caldo de mariscos en la cacerola y desmenuza la tableta de caldo de verduras sobre el líquido. Revuelve bien para que la tableta de caldo se disuelva y se mezcle con el líquido.
  5. Incorporar Pan Remojado: Añade las marraquetas remojadas en leche a la cacerola. Si deseas un toque picante, agrega ají picante al gusto. Cocina a fuego medio durante 10-15 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que la preparación comience a espesar y el pan se deshaga, creando una textura cremosa.
  6. Añadir Queso: Incorpora la mitad del queso rallado a la preparación y mezcla hasta que se derrita y se integre completamente.
  7. Hornear y Servir: Vierte la preparación en cazuelas individuales o en un plato para horno. Espolvorea el resto del queso rallado y un poco de perejil picado por encima. Hornea a 180°C durante 10-15 minutos, o hasta que la superficie esté dorada y burbujeante.
  8. Decorar y Servir: Si lo deseas, decora con rodajas de huevo duro antes de servir. Sirve caliente, acompañado de arroz blanco si lo prefieres.

Recomendación para preparar los locos

Al comprar este marisco, debes asegurarte que el vendedor te los venda golpeados (azotados), de lo contrario deberás hacerlo tú mismo/a para que los locos queden blandos al momento de su preparación.

Origen e historia

El chupe de locos tiene sus raíces en la cocina chilena, específicamente en las zonas costeras del país.

Se cree que este plato surgió como una adaptación local de recetas europeas de sopas y guisos, combinando ingredientes autóctonos como los locos, mariscos muy apreciados en Chile, con técnicas y sabores traídos por los colonizadores españoles.

Los locos son moluscos marinos que se encuentran principalmente en las costas de Chile, y han sido una parte importante de la dieta de las poblaciones indígenas desde tiempos precolombinos.

Con la llegada de los españoles, estos ingredientes autóctonos fueron incorporados a recetas más elaboradas, dando lugar a platos como el chupe de locos.

Hoy en día, el chupe de locos es considerado un plato emblemático de la gastronomía chilena y se disfruta en todo el país, especialmente en las regiones costeras donde los mariscos son abundantes y frescos.

Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir